#Cuentaverdades: las tramas educativas de la solidaridad #DiaMundialdelRefugiado

¿Cuentaverdades? ¿Qué me cuentas?

Seguro que cualquiera de vosotras y vosotros ha tenido la oportunidad de participar en una sesión de cuentacuentos, junto con niñas y niños o no tan niños. La extensión de la performance narrativa por plazas y bibliotecas solo ha sido frenada, al menos en España, por la brusca caída de los presupuestos dedicados a la cultura por las administraciones públicas y las fundaciones privadas.

Sin embargo, el contraefecto de la crisis económica ha sido la explosión de lo que llamamos “cuentaverdades”. Basta con asomarse a las plataformas de redes sociales (Youtube, Facebook, etc.) para descubrir la enorme variedad de formas narrativas: gráficas, audiovisuales o remix, que se dedican a explorar las causas de la crisis económica, a comprender la crisis de los refugiados, a burlarse de la vieja y la nueva política o incluso a hacer críticas de libros (del booktrailer a los booktubers), al mismo tiempo que los jóvenes youtubers reúnen a millones de personas alrededor de sus comentarios críticos a videojuegos, sus rapeados o sus parodias.
Los medios sociales, el storytelling y el transmedia son usados por grupos humanos con suficiente autonomía para ejercer la crítica a las ideologías subyacentes bajo cualquier mensaje. No se resignan a intervenir como clientes pasivos en el mercado o en la democracia política (consumidores, espectadores, electores), sino que pretenden intervenir activamente en la producción simbólica (prosumidores, activistas, voluntarios/as, transformadores). En concreto, algunos grupos se transforman en comunidades de aprendizaje y práctica que se plantean como objetivo la ayuda mutua y el servicio a las necesidades de los demás.
Asómate como prueba a este videoclip, creado por Siria Grita Paz:

 

  
 

Del Barco, proyecto colaborativo de #amerizaje, a la red de proyectos o #EDUmaridaje.

El Barco del Exilio lleva cuatro temporadas en la red, desde el 1 de enero de 2013, con el propósito de convertir la vivencia de los migrantes y refugiados en uno de los focos de la revolución educativa. Hemos conectado, a través de distintas plataformas y en forma de colaboratorio, muchas historias que tienen la vida en común: la experiencia crítica de los jóvenes emigrantes, los inmigrantes recién llegados o expulsados por la crisis, los investigadores y los creadores, hombres o mujeres, obligados a exiliarse por el esperpento, la memoria de las Expañas y la actualidad de las personas refugiadas.

2) 2013-14: N-MOOC (no-MOOC, abierto, pero no masivo), taller de educación expandida por medio de un banco común de conocimientos, que nos ha permitido interpretar las tendencias educativas a través de la creatividad ciudadana, en forma de tecnologías sociales.
3) 2014-15: el exilio andaluz.
4) 2015-16: la acogida de los refugiados.
Durante este año, distintos proyectos educativos en solidaridad con los refugiados han confluido como nodos de una misma red: Maestros con los niños de Siria, ABP Refugiados, Siria grita paz, Aylan Project y otras muchas iniciativas en centros de todo el Estado.
Cuentaverdades no abarca todo lo hecho, sino que pretende reproducir y multiplicar las conexiones en forma de historias, a través de la remezcla. Nos ha sido útil la aplicación Atavist: una herramienta sencilla para recrear la investigación y la creatividad narrativa del transmedia en múltiples plataformas y formatos.
Es un proyecto de creación abierta que sigue expandiéndose a través de las decenas de proyectos realmente vigentes en las aulas. Todos son autosuficientes y sostenibles, como han demostrado, pero también tienen una trama común, que puede compartirse gracias a la cultura libre.
A lo largo del curso 2015-16, a punto de acabar, millares de ciudadanas y ciudadanos han vivido un proceso de aprendizaje colectivo, intercultural, interclasista e intergeneracional, con el propósito común de reaccionar a la crisis provocada por las guerras en Próximo Oriente y África, para minimizar sus efectos sobre la población civil. No se han limitado a planificar la acogida de los millones de personas vulnerables, protegidas por el derecho de asilo, en busca de pasaje seguro y de refugio, sino que se han preocupado por analizar las causas. La marea de solidaridad con los refugiados en los centros educativos tiene una estructura horizontal y cooperativa, que convierte las campañas en proyectos y viceversa.

Narración digital de emociones refugiadas.

Todos los proyectos que participan de la red de solidaridad con los refugiados son plataformas de creación y difusión de las actividades que organizan, incluido este libro digital, que ha remezclado los productos de su investigación y su creatividad. El resultado han sido centenares de artefactos analógicos o digitales que incluyen todas las formas habidas o por haber de narrativa, grafismo, argumentación y exposición en un marco cognitivo y social compartido: la necesidad de comprender la realidad, ponerse en el lugar de los otros humanos vulnerables, expresar emociones y sentimientos, indignarse y proponer acciones en solidaridad con los refugiados.

Cuentaverdades es solo un avatar en la trama de la comunicación ciudadana y la expansión educativa, pero un avatar necesario para vincular los aprendizajes sobre la memoria histórica con la actualidad de los refugiados.

Descubre la trama de plataformas y producciones en la historia de Storify “Cuentaverdades”. Un equipo de docentes implicados, al que te invitamos, seguimos preparando un libro digital en línea sobre el mismo tema, que sirva para recaudar fondos destinados a financiar las escuelas en los campos de refugiados y a organizar encuentros o actividades de formación entre agentes educativos el próximo curso.

Cuentaverdades, 1. “Niñas, niños y no tan niños cuentan la gesta de los refugiados”. Prólogo 1: La influencia de la guerra en la educación.

Cuentaverdades, 2. “Te cuento, te canto, te escribo, te dibujo: Siria”. Prólogo 2: El efecto de la guerra en la educación de la mujer.

Cuentaverdades, 3. “Historias que indignan y hacen pensar”. Prólogo 3: Infancia perdida.

Cuentaverdades, 4. “Historias encrucijadas”. Prólogo 4: El rol del profesor en la guerra.

Cuentaverdades, 5. “Siempre queda memoria”. Prólogo 5: Cómo la interculturalidad enriquece ambas culturas.

Aquí tienes una ventana abierta al proceso de creación en el hangout celebrado el jueves, 16 de junio, a pesar de la fiebre evaluadora de estas fechas:

 

Aunque el deseo de servir a los demás está en la médula de todos los proyectos educativos en solidaridad con los refugiados, hemos intentado subrayar este aspecto interviniendo en el evento sobre Aprendizaje y Servicio organizado por ScolarTIC para dar a conocer el proyecto Cuentaverdades en el blog y proponer una didáctica de la narración digital, entre otras muchas posibles.

Otra de las dimensiones del proyecto Cuentaverdades, y de toda la red educativa solidaria con Siria, ha sido la educación expandida durante el año de los refugiados. No es casual que nuestro país, en comparación con otros del espacio europeo, sea el más proclive a la acogida de las personas que buscan refugio. Más allá del ciberpesimismo, justificado por hechos ominosos que ocurren en las redes, los medios sociales nos han servido para conectar las escuelas con el movimiento ciudadano y con el destino de millones de personas.


Nodo activo, escritura abierta, transformación y servicio social. 

La campaña de difusión comienza hoy 20-J, Día de los Refugiados, cuando se lanza el proyecto como un nodo activo durante todo el verano y mientras sea útil o conveniente.

Elige el modo en que prefieres intervenir:
– La participación en la plataforma de crowdfunding Goteo es de por sí un canal relevante para difundir la red generada por los proyectos, con la ventaja de que nos ayuda a promover las prácticas de la cultura libre en las comunidades educativas.
– La colaboración con CEAR, UNICEF, Save the Children, entre otras organizaciones, no se limita a enviar fondos a las escuelas en los campos de refugiados, sino que expresa nuestro deseo de participar en la acogida de las niñas y los niños refugiados, por medio de lo que sabemos hacer.
– Además, a lo largo de todo el verano, el libro digital va a estar vivo y abierto para participar en su edición continua a través del hashtag #cuentaverdades.
– Después del verano, si Cuentaverdades sirve de prototipo, podremos organizar prácticas de narración digital sobre la memoria y la vivencia de los refugiados, utilizando de nuevo las plataformas existentes. Hay varios modos de realizar ese objetivo: proyectos educativos, talleres en eventos ciudadanos y, una vez que se levanten las barreras políticas que lo impiden, proyectos o talleres centrados en facilitar la acogida, la inclusión y la rehabilitación de las personas refugiadas.

Sea del modo en que prefieras, y puedas, nuestras verdades (no absolutas, sino experimentadas en perspectiva) cuentan. Participa.

Storyboard Cuentaverdades.png

Portada.

 

Cuentaverdades Escritorio Atavist

Enlace a la colección completa de Cuentaverdades.

Anuncios

Me importas tú, refugiada o migrante

Vamos a llevar a cabo esta secuencia didáctica, de manera flexible y adaptable a lo que ocurra en un grupo de 2º ESO. Espero que sea transferible a otros contextos y centros. A vuestra disposición.

1. Presentación.

Artículo de Rosa Montero, “Aquel niño”, El País, 15/09/2015.


2. El reportaje.

Título: “La historia de Aylan, el niño que nunca conoció la paz”.
Subtítulo: “De la guerra de Kobane a hallar la muerte en la orilla de una playa turca: así fue la corta vida del pequeño que remueve la conciencia de Europa”.
Reportaje del periódico La Vanguardia, 04/09/2015.
Marina Meseguer.
El cuerpo leve e inerte de Aylan Kurdi pesa sobre toda Europa. Ese niño de tres años que, en lugar de patear las olas y rebozarse de arena, yacía muerto y solo en la playa turca de Bordum se ha convertido en el símbolo de una tragedia que lleva más de cuatro años desangrando Siria, pero que ahora llega a las puertas de nuestras casas y nos abofetea con su horror.
Aylan, regordete y alegre en las fotos familiares, nunca supo lo que era la paz. Su corta vida transcurrió entre la guerra y la huida. Tampoco su hermano mayor, Galip, que ha muerto a los cinco años. Ambos procedían de la ciudad siriokurda de Kobane, una población fronteriza con Turquía que se convirtió en el escenario de una de las batallas más encarnizadas entre el Estado Islámico y la guerrilla kurda que logró expulsar a los yihadistas a principios de este año. Pero para entonces, 300.000 personas, entre ellas la familia de Aylan, habían huido, muchos de ellos a Turquía.
Allí, sus padres trataron de pedir asilo en Canadá, donde vivía la hermana de Abdulah, el padre de los pequeños. Pero su solicitud fue denegada por problemas con las solicitudes procedentes de Turquía. Fue entonces cuando decidieron probar suerte cruzando el mar. Quizás en Europa fuera más fácil lograr un visado.
Y así fue como Abdulah, Rehan, Galip y Aylan acabaron apretujándose en un bote con otras 17 personas en la playa de Bordum con la intención de recorrer los seis quilómetros que la separan de la isla griega de Kos. Pero la embarcación acabó naufragando y, con ella, todos los sueños de la familia Kurdi. Sólo Abdulah sobrevivió.
Su relato de lo sucedido en el mar es espeluznante. “Conseguimos un bote y empezamos a remar hacia Kos. Después de alejarnos unos 500 metros de la costa, en el bote empezó a entrar agua y se nos mojaron los pies. A medida que aumentaba el agua, cundía el pánico. Algunos se pusieron de pie y el bote volcó. Yo sostenía a mi mujer de la mano. Las manos de mis dos niños se escaparon de las mías, intentamos quedarnos en el bote, pero el aire disminuía. Todo el mundo gritaba en la oscuridad. Yo no lograba que mi esposa y mis hijos oyeran mi voz”.
Abdulah, guiado por las luces, logró nadar de nuevo hasta la costa. Buscó a su esposa y sus hijos, pero no encontró ni rastro de ellos. Tampoco los halló en el punto de encuentro que habían acordado. Al preguntar en el hospital, descubrió que su familia ya nunca volvería. “Mi mujer y mis hijos están muertos”, fue lo único que alcanzó a decir por teléfono a su cuñada.
Ahora los cuerpos de los pequeños y su madre se encuentran en una fría morgue en Mugla y Abdulah lo único que quiere es llevárselos de vuelta a Kobane para que los entierren allí. Junto a otros 16 miembros de su familia que también han muerto durante la guerra. El funeral se celebrará en unos días.
El pequeño Aylan, con su camiseta roja, sus pantalones cortos azul marino y esos pequeños zapatos con velcro es la realidad. Esa carita hundida en la arena es lo que está pasando cada día en las costas del Mediterráneo, hartas de recibir cuerpos que un día fueron personas con sueños de paz. Para ti, Aylan, es el mar. Eternamente tuyo, de tu hermano, de todos esos muertos.
“Por la blanda arena que lame el mar / su pequeña huella no vuelve más”…


3. Historias de personas.

El reportaje de Marina Meseguer nos va a servir de modelo para que contemos las historias de personas que están viviendo experiencias parecidas, en busca de un mundo mejor.
 
1) Lee el texto con atención.
 
2) Escribe en una lista (vocabulario) las palabras que no entiendas.
 
3) ¿Qué es un reportaje? 
Compáralo con una noticia y señala algunas diferencias. Nos sirve de ejemplo el texto (teletipo) difundido por la agencia EFE sobre el mismo tema: “Aylan Kurdi, símbolo de la tragedia de los refugiados sirios” – Jueves, 03 Septiembre 2015 (13:46)  http://goo.gl/mwgDw7
 
3.1) ¿Es más breve o más largo?
3.2) ¿Nos informa sobre la historia completa o solo se refiere a un suceso o un hecho noticioso?
 
4) Haz un resumen de la historia.
 
5) Divide la historia en partes: situación inicial, conflicto principal y desenlace final.

4. Nuestras historias: #refuvidas, vidas de refugiados/as.

Testimonios sobre las vidas de las personas refugiadas: rostros en la marea.
Testimonios sobre las vidas de las personas refugiadas: rostros en la marea.

Sigue el enlace para leer y escuchar los testimonios de #refuvidas.

Vamos a recuperar las historias olvidadas de algunos refugiados, con ayuda de entrevistas, noticias o reportajes que han investigado sobre sus vidas.
La mayoría son obra de periodistas de la radio (Cadena SER).
Comienza a escucharlas con atención, para que escojas una #refuvida que vamos a escribir en forma de historia.
También podéis seleccionar la misma historia en el grupo cooperativo y preparar juntos el guion de la narración: debatir, investigar, seleccionar. Pero cada persona tiene que desarrollarlo con sus propias palabras.
 
 

Sigue esta guía de redacción

Introducción: 
El tema o idea principal del texto periodístico (radiofónico).
Situación inicial: 
Cómo era la vida del protagonista, mujer u hombre, en un contexto normal (familiar, social) o en su vida anterior a la guerra.
Conflicto principal:
La causa de que su vida diera un vuelco. En estos casos hablamos de la guerra, pero, ¿cómo le afectó?
Otros conflictos que tuvo que vivir, como consecuencia:
Persecución, huida, viajes, ayudar o ser ayudado, etc.
Clímax: 
Momento de mayor tensión.
Desenlace; 
Situación final.
Puede ser que la historia no esté completa, porque no ha llegado a resolverse el conflicto principal.


5. Publicamos los textos redactados en un blog.

Editamos e insertamos el texto en una entrada de blog, después de revisarlo y corregirlo. Os aconsejo que lo leáis en grupo.
Añadimos las etiquetas:
– refuvidas
– me importas tú


6. ¿Qué podemos hacer nosotros/as?

6.1. Hacemos propuestas y debatimos en los grupos (informales o cooperativos) cómo podríamos reaccionar, individualmente o de manera organizada, para que el desenlace acabe solucionando los problemas a que se enfrentan estas vidas.
6.2. Conocemos lo que están haciendo las ONG y las redes de ciudadanos/as, a través de Aylan Project. Busca en la barra lateral: “Organizaciones, iniciativas y recursos para acoger a las personas refugiadas”.
6.3. ¿Encajan vuestras propuestas en las medidas de otras organizaciones? ¿Cómo?

7. #ysifuerayo

Vamos a difundir nuestras historias poniendo voz a los rostros de los protagonistas, mezclando fotos originales y añadiendo, si queremos, nuestro propio rostro, por medio de una aplicación (p.ej. Flipagram). Luego podemos distribuir el vídeo en Youtube o en Vimeo e insertar el vídeo en la entrada del blog donde se cuenta la historia.

8. Preguntas para la reflexión final

¿Qué significa “empatía”?

¿Pueden sentirla otros seres vivos?

¿Podemos no sentirla? ¿Por qué?

¿Cómo te ha ayudado este proyecto a sentir empatía? 

¿Qué has aprendido, además?

#Refuvidas: testimonios para llevar a las aulas

Hay otros muchos recursos de los que echar mano para narrar la Historia del nuevo éxodo que ha entrado en Europa, a través de senderos abiertos por la ciudadanía organizada en ONG, redes, medios sociales, protestas y actos públicos de solidaridad. Lo demás es valla, muro y agresiones o agresividad contra seres como nosotros/as.

Pero el mejor de todos los recursos que llevar a las aulas son las voces de las personas que buscan refugio o que lo han encontrado, cuando hacen memoria de sus vidas.

El principio de todo fue, es, la empatía.

Te pedimos que sigas reuniendo historias, escuchando voces del más acá y siguiendo los medios de comunicación para conseguirlas y difundirlas con el hashtag #refuvidas.

#refuvidas

La literatura como espacio de acogida y de reconstrucción identitaria

Martina Fittipaldi presenta una memoria del proyecto Visual Journeys; una experiencia internacional e interdisciplinar sobre el uso de álbumes como “Emigrantes” de Shaun Tan y “Flotante” de David Wiesner en el trabajo de acogida e integración de niñas y niños migrantes o refugiados en las aulas. Además, da razones en favor de la literatura como espacio imaginario de desembarco en cualquier otra iniciativa similar.

Para leer el artículo íntegro en la revista Había una vez, sigue el enlace.